Yo reconozco mis transgresiones;
    siempre tengo presente mi pecado.
Contra ti he pecado, sólo contra ti,
    y he hecho lo que es malo ante tus ojos;
por eso, tu sentencia es justa,
    y tu juicio, irreprochable.
Salmos 51: 3-4


Hay demasiados cristianos sinceros , 
que frente a sus fracasos ,se reprenden a sí mismos sin piedad 
y siguen pidiendo perdón a Dios. 
Mas ahora no hay condenación para los que están en Cristo Jesús
Post a Comment