DIEZ CANDADOS QUE OBSTRUYEN LA ORACION

1. ORAR SIN CONOCER A DIOS A TRAVEZ DE JESUS.
Juan 14:6 Jesus dijo: Yo soy el camino y la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mi.

2. ORAR CON UN CORAZON SIN ARREPENTIMIENTO.

Salmo 66:18-19 NVI --Si en mi corazon hubiera yo abrigado maldad, el Señor no me habria escuchado; pero Dios si me ha escuchado, ha atendido a la voz de mi plegaria.

3. ORAR PARA HACER ALARDE.

Mateo 6:5 --Y cuando oreis, no seais como los hipocritas, porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombre. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa.

4. ORAR EN FORMA REPETITIVA, CON PALABRAS VACIAS.

Mateo 6:7-8 --Y al orar, no useis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que seran oidos por su palabreria. Por tanto, no os hagais semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitais antes que vosotros le pidais.

5. ORACIONES QUE NO SE HACEN.

Santiago 4:2 --No teneis, porque no pedis.

6.- ORAR CON UN CORAZON CONCUPISCENTE.

Santiago 4:3 --Pedis y no recibis, porque pedia con malos propositos, para gastarlo en vuestros placeres.

7. ORAR MIENTRAS MALTRATAS A TU CONYUGE.

1 Pedro 3:7 --Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva con vuestras mujeres dandole honor como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean estorbadas.

8.- ORAR MIENTRAS IGNORAS A LOS POBRES.

Proverbios 21:13 --El que cierra su oido al clamor del pobre, tambien el clamara y no recibira respuesta.

9.- ORAR CON AMARGURA EN EL CORAZON HACIA ALGUIEN.

Marcos 11:26-26 --Y cuando esteis orando, perdonad si teneis algo contra alguien, para que tambien vuestro Padre que esta en los cielos os perdone vuestras transgesiones. Pero si vosotros no perdonais, tampoco vuestro Padre que esta en los cielos perdonara vuestras trasngesiones.

10.- ORAR CON UN CORAZON SIN FE.

Santiago 1:6-8 --Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, ese hombre, que recibira cosa alguna del Señor, siendo hombre de doble animo, inestable en todos sus caminos.

Tomado del libro: El desafio del Amor.

BeNDiCiONeS! ♫
Post a Comment